" TAKE FIVE DOC"





La peor forma de echar a perder una canción que te gusta o digamos unas de las peores es escuchándola de fondo cuanto estas en la silla ergonometrica del dentista. Me paso hoy en la tarde. En realidad nunca había reparado en la música de fondo en mis citas con el licenciado en odontología (al que hay que pagarle por meterte el dedo en la boca, te deje sangrando y mas encima darle las gracias) mas bien me fijaba en la conversación del dentista con su parlanchina asistente, era mucho mas entretenida, había chismes, dramas, pueblo chico,infierno grande no hay nada mas cierto, quien dijo que los hombres no somos copuchentos? en eso estaba cuando empieza a sonar de fondo un sincopado ritmo que me era familiar “take five” de dave brubeck y se vino la debacle, en el momento preciso en que paul desmond empieza su solo de bronce entra de colado a la jam session el sonido irritable del taladro y entra a picar el licenciado. Creí escuchar un ottavino, pero no era el del saxo, era el de mi alarido que deje escapar sin ninguna dignidad, y de fondo seguía tocando brubeck, creo que era la versión larga, una lagrima se dejo correr por mi mejilla, me resigne a recibir una segunda inyección de anestesia, la que se le olvido poner al licenciado y la conch….



En fin Salí de la consulta con el hocico partido y completamente entumecido. Debo reconocer que al mismo tiempo la saliva no pedía permiso para caer sin control, todo mal. Al llegar a mi casa dulce casa, me tire en la cama presto a pasar el mal rato viendo una buena película.
después de un rápido zapping me quede viendo poderosa afrodita de woody allen con la magnifica mira sorvino, años que no veía esa película, estaba de lo mejor viéndola y en una escena adivinen que tema aparece, si nada mas que “take five”, debí esperármelo de un jazzmaniaco como allen, no pude seguir viendo la película, fue el flash back mas doloroso que he tenido en mi vida, una especie de deja vu masoquista, al escucharla de nuevo juro que se me destemplaron los dientes junto con el abandono total del efecto de la anestesia. Ahora estoy escribiendo esto después de la siesta que me tome para ver si me pasaba algo el dolor y si paso un poco, pero la molestia en mi molar sigue igual de cabrona. Ojala mañana duela menos.lo que si es seguro es que cada vez que escuche “take five” me acordare del arbol genealogico del licenciado eso seguro.

2 comentarios:

Silvana dijo...

ufff en realidad la musta nos transporta a situaciones que hemos vivido en algun momento y que, por cierto, han sido importantes para nosotros....lastima que tu te tengas que acordar de esa horrible sesion con el dentista, pero al menos te incentivara a cuidar de tu dentadura para que no tengas que volver en harto tiempo.


Saludos!!! y buena la foto, me rei mucho. (Eso te paso a ti?????jajajaja)

Eduardo dijo...

uff para que te digo que a mi me ha pasado muchas veces y creeme que aprendi lo tengo que hacer.
si buena foto me rei tambien.
suerte saludos