MI VIDA ES UNA LEY DE MURPHY(PART2)






mi primera pelea fue en la basica y fue con un compañero repitente de septimo era mas grande que yo,pero igual de piñufle, me dio el combo en el hocico y al tratar de responderle me vi rodeado de tres de sus ex-compañeros, se vino el festival de patadas,igual me defendi como pude.al final el maletero repitente se transformo en unos de mis mejores amigos,hasta el dia de hoy se lo saco en cara.le pido la revancha,se hace el gueon,claro...sabe que va a salir perdiendo.


de antologia fue mi mas recordada "compra de terreno".fue en primero medio a la salida de clases,acompañaba a su casa al maletero repitente de mi amigo,el motivo era para conversar sobre la nueva alumna del curso,esa compañera nueva que todos tuvimos y que ya era linda por el solo hecho de venir de un lugar distinto.la casa de mi amigo quedaba en una calle que limitaba con la plaza de armas,calle mas que transitada a esa hora del dia.esta calle tenia un detalle importante, era una bajada pronunciada,onda45 grados, justo a pasos de llegar a la casa de mi amigo,habia un planchon de escarcha de respetable tamaño y grozor,producto del bendito invierno y la rotura de la cañeria del antejardin.lo que ameritaba bajar la velocidad cruzero y aplicar capacidad motriz,al entrar a desafiar tal invitacion al desastre le
comento a mi amigo:"te imaginai sacarse la cresta aca"....bueno....no alcance
a escuchar su respuesta.de repente me vi arrastrandome unos cuantos metros cuesta abajo,cai de espaldas,al detenerme quede mirando hacia el cielo con lo brazos y las piernas abiertas apuntando al noroeste.mi bufanda yacia alrededor mio,junto a mis cuadernos universitarios y unas cuantas guias prestadas de la clase de educacion civica que quedaron regadas cual zona cero alrededor mio.dandole a la escena un marco mas que llamativo. si a eso le sumamos a mi amigo hincado de guata y morado de tanto reirse.un grupo de 40 pendejos de basica que fueron testigos presenciales de todo.
y que por supuesto callados no se quedaron,mas el grupo de taxistas que tenia su garita justo al frente,se dio el escenario perfecto para una masacre publica de mi autoestima.la caida que tuve la recuerdo en camara lenta
creo que estuve un minuto tirado en el suelo asimilando el porrazo y la verguenza,al levantarme no me quedo otra que dibujar en mi rostro la sonrisa mas cinica que he tenido en mi vida,recoger mis cosas y entrar a la casa de mi amigo para desaparecer pronto de la escena del crimen.igual no fue todo tan malo...cai justo a la hora de almuerzo en la casa de mi amigo...un suculento y reponedor plato de ñoquis con queso parmesano,me sirvieron de consuelo esa inolvidable tarde de junio.



hay muchas razones y hechos por las que considero que mi vida es una ley de murphy
lo que no significa que eso sea malo,todo lo contrario,le da condimento y frescura este menjunge de situaciones a las que estamos expuestos dia a dia
depende de uno como enfrentarlos y como recordarlos.y asi la tostada de la mantequilla seguira cayendo siempre del mismo lado eso,,,dependiendo de si nos gusta la mantequilla.

3 comentarios:

TICTAC dijo...

jajajajaja!!! que divertido como relatas...!!
Que decir? he leido tus posts anteriores...yo creo que hay un Murphy dentro de cada uno de nosotros...Conocer los principios de sus leyes ayudara' a reducir los efectos, pero como Murphy era un ingeniero, amigo de los calculos se le escapaba el poderoso efecto del sentido del humor y de la creatividad de los artistas como nosotros...somos indomables. Y si la mantequilla mancha la alfombra, hay tambien muy buenos productos para limpiarla... ;-))))

Un abrazo!!

Silvana dijo...

jajajaja q chistosa la anecdota, me rei mucho.
A mi me paso algo parecido, yo iba trotando por el parque con mi amiga y justo de frente venian los chicos que nos gustaban, asi q le puse harto color para parecer una sexy deportista y justo cuando pasaron por mi lado e hicimos contacto visual se me cruzo una hormiga cabezona y si no es por mi agilidad hubiera terminado besandoles los pies a lo chiquillos, que estaban obviamente muertos de la risa.
Me queria morir, q plancha.

Saludos!!!!

Isabel Romana dijo...

Diste con tus jóvenes huesos en el suelo... No está mal, aprender a reírse de uno mismo. Y me parece muy buena idea tu forma de enfocar la ley de Murphy, relativizándola a lo que te importa. Saludos cordiales y hasta pronto.